EL NUEVO GRUPO DE LOS SERVIDORES DEL MUNDO

Image

El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo

Tal grupo como acaba de ser descripto, ya existe. Hay dos cosas que debemos hacer.Primero, aprender a reconocer la nueva señal cuando viene de los discípulos dondequiera se encuentren, y segundo, prepararnos para formar parte de ese grupo. La señal del valor de esas gentes no es la autoafirmación; ellos están demasiado ocupados haciendo trabajo de salvación para tener tiempo de hablar acerca de sí mismos. Trabajan a través de la meditación, que los mantiene en contacto con la espiritualidad que ellos mismos representan; y por lo tanto, están en contacto con la Gran Vida, el salvador del Mundo, que vierte su fuerza y energía a través de ellos, hacia el mundo. Ellos orientan sus mentes en esa dirección, sirven inteligentemente y no están apurados.
El mensaje que les llega desde lo interno está expresado en las palabras simbólicas, “Lo que yo te digo en la oscuridad, háblalo tú en la luz”. A cada uno se le dirá una cosa diferente según la necesidad de la gente que lo rodea, que llegará deliberadamente dentro de la oscuridad para entregar un mensaje de luz. Por lo tanto, ellos no están atados por dogmas o doctrinas, porque tienen la palabra que les ha llegado en la oscuridad, la que han labrado para sí en la lucha y el esfuerzo de sus propias almas. Ellos encuentran la necesidad de su prójimo, y de ellos es el mensaje de Cristo. “Yo les doy un nuevo mandamiento, que se amen los unos a los otros”. Este no es un sentimiento. Seamos amantes y benévolos. Esa es simplemente una conducta decente; pero el amor que Cristo proclamó es una comprensión inteligente y una apreciación de la necesidad del individuo, tal como ustedes la encuentran. Cuando ustedes tienen que luchar con la desesperada necesidad de la gente, no tienen tiempo para pensar en “ser afectuosos” en el sentido ordinario. Pueden tal vez crear una atmósfera alrededor de ustedes mismos, tal como para que ellos piensen a través de ella en su propia solución. Esa es la verdadera forma de trabajar. Mientras ustedes estén ocupados en ser afectuosos, estarán ocupados con sus propia personalidad.
“Un nuevo mandamiento les doy” puede ser resumido en “inclusividad”, el signo característico de la Nueva Era, el espíritu universal, la identificación, la unidad con todos tus semejantes. Eso es amor y él los mantendrá ocupados; ustedes no tendrán tiempo para hablar del amor, estarán ocupados haciendo cosas, grandes cosas y pequeñas cosas, cosas sin importancia y cosas importantes.
¿Cómo nos prepararemos para llenar ese requerimiento, para poseer esas características que automáticamente nos colocan dentro del grupo de servidores del mundo? Ustedes nunca se encontrarán allí hablando acerca de ellos o con apreciaciones teóricas del problema. Se encontrarán allí haciendo correctamente todo aquello con lo que se enfrenten. Eso suena muy poco interesante, pero sea cual fuere el deber de ustedes, háganlo. Cultiven la recta actitud interior y estén abiertos de par en par para todos sus semejantes. Aprendan a meditar, y aprendan verdaderamente a meditar. No estoy hablando de entrar en el silencio, de sentarse y tener un dichoso y apacible momento emocionado, esperando que se levantarán sintiéndose mejor.
La meditación, cuando es correctamente llevada a cabo, es un arduo trabajo mental, pues significa orientar la mente en dirección al alma, y ustedes aún no pueden hacerlo. Significa que cuando hayan aprendido a enfocar su mente en el alma, deben sostenerla firmemente, allí; y cuando hayan aprendido a hacer eso, deben aprender a escuchar en su mente lo que el alma les está diciendo, y eso aún no pueden hacerlo. Luego deben aprender a recibir lo que el alma les ha dicho, y formar con ello palabras y frases y volcarlo al cerebro que está aguardando. Eso es la meditación, y es siguiendo ese proceso que llegarán a ser un servidor del mundo, pues entonces serán la fuerza de lo que han llevado a cabo. Automáticamente se encontrarán protegidos por ese Gran Uno cuya misión es levantar a la humanidad de la oscuridad a la luz, de lo irreal a lo real.

Conferencia dada por Alice Bailey – 1936. Editada y condensada.

 

Del libro “Los Trabajos de Hércules” de Alice Bailey, página 208 Editorial Cárcamo

                                                                                       página 6035 Edición Digital

Descarga en: http://www.sabiduriarcana.org/libros_azules.pdf

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s